En el campo de la formación docente, es esencial e indispensable pensar las prácticas educativas como un campo específico de indagación, análisis y construcción de saberes.
Desde la perspectiva asumida en este espacio se partirá desde la problematización de la enseñanza que posibilita la reflexión crítica referida a la clase y a los procesos complejos que en ella irrumpen, rescatando las propias experiencias de quienes cursan este espacio como estudiantes.
Aparece, entonces, el propósito de vincular a los estudiantes con el abordaje teórico-práctico de los problemas de la enseñanza de la geografía en las instituciones educativas actuales.
En síntesis, desde la perspectiva asumida tiene la intención de desarrollar capacidades docentes para que luego pueda, desde su perspectiva de enseñante, promover tomas de decisiones donde pueda diseñar, analizar e implementar estrategias para que todos (inclusive el mismo) aprendan.